• Sin categoría

Dans le noir ? El restaurante insólito llega a Madrid

Quizás algunos de vosotros ya habéis escuchado hablar del restaurante que propone cenar en la oscuridad completa. El concepto apareció en el año 2004 en París con la apertura del primer restaurant Dans le noir ? y se ha ido internacionalizando poco a poco hasta cruzar la frontera española. Se abrió un primer local en Barcelona y ahora en Madrid, para nuestro gran placer.

Restaurante Dans le noir ?

Es Édouard de Broglie, emprendedor francés, el creador de los restaurantes Dans le noir ? Colaborando con la asociación Paul Guinot para invidentes y discapacitados visuales, consiguió desarrollar su proyecto de cenas a oscuras sensiblizando al público a la deficiencia visual. Desde entonces, la cadena se ha implantado, entre otros, en Londres, Barcelona, San Petersburgo y Auckland.

Con la fuerte voluntad de satisfacer nuestras papilas (aún no siendo completamente consciente de lo que comemos a veces), Dans le noir ? Madrid colabora con el famoso chef Manuel Núñez Túnez. Oriundo de Galicia, se inspira de sus orígenes para diseñar los menús elaborados por el restaurante.

Así, después de haber sido cordialmente invitada, decidí aceptar y vivir la experiencia Dans le noir ? Sin saber bien lo que me iba a encontrar, fuí con mucha ilusión y aprehensión a la vez. Primero descubrí un local decorado con elegancia, desprendiendo un ambiente cálido y tranquilo antes de que me recibieran calurosamente Clément, encargado de comunicación y Maité, Francesa y co-gerente del restaurante.
Trás explicarme el concepto y la filosofía del lugar, empezamos las cosas serias.

Una experiencia sensorial Dans le noir ?

Como su nombre lo indica, el restaurante Dans le noir ? propone un menú gastronómico para saborear en la oscuridad, haciendo de la cena una verdadera experiencia sensorial. Privados de la vista, sólo podéis comer y adivinar la composición de los platos con el gusto, el olfato y el tacto.

La pregunta que nos hacemos todos: ¿es tan dificíl reconocer lo que comemos?

La respuesta es un gran sí! ¿Conocéis la leyenda de los que ni pueden distinguir la carne del pescado? No lo es, y de eso soy la prueba viva. No fui capaz de reconocer el alimento principal de las tres entradas que me sirvieron, ni las frutas utilizadas para mi cóctel (sí, tengo un poco de vergüenza).

Una experiencia humana y social Dans le noir ?

Más allá de la experiencia gastronómica y sensorial, Dans le noir ? también es una experiencia humana y social.

Los camareros, invidentes o con deficiencia visual, se convierten en verdaderos guías para los comensales quienes podrán durante lo que dura una cena, compartir y entender un poco más su condición. De esta manera, la cadena quiere demostrar su valor y plena capacidad a trabajar.

Por otra parte, estar en la oscuridad nos obliga a comunicarnos de forma distinta y permite liberarse de la diferencias y de los prejuicios. Me quedé muy sorprendida cuando el camarero me dijo muy naturalmente “dame tu mano” para poder darme mi copa. Este gesto, que hubiese sido inapropriado en circunstancias más “clásicas”, se transforma en un medio evidente de comunicación y para ubicarse en la oscuridad.

En resumen, fue una experiencia más que positiva. La aprehensión dejó lugar a la curiosidad, al juego y al calor humano. Salí convencida, llena de energía y con muchas ganas de compartir esta experiencia única con vosotr@s.

Información:

Restaurante bar lounge Dans le noir ?
Dirección: Plaza Biombo 5, Madrid
Reservación: a través de la web Dans le noir ?

¿Dudas?

Para los más curiosos, aquí teneís la preguntas que me hacía antes de lanzarme, las cuales puedo responder ahora:

  • ¿Cómo usamos los cubiertos?

Los platos son especialmente diseñados para comerlos en la oscuridad y no se suele necesitar más que una cucharita. No se sirven entrecot de 500 g ni plato de espaguetis con salsa boloñesa 🙂 Sin embargo, necesitaréisr usar las manos para evitar llevar una cuchara vacía a la boca.

  • ¿Uno se mancha mucho?

Diría que depende :p Tuve el reflejo de agacharme bien en la mesa para evitar eventuales caídas de comida en mi ropa pero al usar los dedos nos ensuciamos las manos. No os aconsejo tocaros el pelo o la ropa para evitar las sorpresas. De hecho, aún sin quererlo, te puedes ensuciar las manos. Como no se sabe lo que hay en la mesa ni donde, no estás a salvo de poner el dedo en el contenido de un cuenco o de una tosta.

  • ¿Estamos en la oscuridad completa?

Completa al 100%. No hay ni una luz ni un reflejo. Se pide a los comensales dejar el teléfono y cualquier objeto fosforesente en una taquilla antes de entrar en el comedor.

  • ¿No es un poco agobiante quedarse en la oscuridad?

Estar en la oscuridad completa puede parecer un poco estresante; lo ha sido para mí. Es una sensación sorprendente e intimidante (os lo digo yo que no soporto la luz del móvil para dormir), sobre todo cuando sabemos que vamos a tener que cenar y conversar en esta situación.

Podría seguir llenando páginas sobre el concepto pero lo mejor es vivir la experienca, ¡os lo aconsejo!

También te podría interesar...